University of Toronto


G20 Summits |  G20 Ministerials |  G20 Analysis |  Search |  About the G20 Research Group
[English]  [Français]  [Deutsch]  [Italiano]  [Portuguesa]  [Japanese]  [Chinese]  [Korean]  [Indonesian]

Munk School of Global Affairs

G20 Information Centre
provided by the G20 Research Group


Los Retos Actuales para el Crecimiento Económico Mundial

México DF, 13 de diciembre de 2011
[English] [Video en espanol]

Muy buenas tardes, amigas y amigos.
Señor James Flaherty, Ministro de Finanzas de Canadá. Bienvenido.
Doctor Agustín Carstens, Gobernador del Banco de México.
Muy distinguidos Viceministros e integrantes de las delegaciones participantes en este evento.
Muy distinguidos profesores, académicos, investigadores, representantes de organizaciones internacionales que hoy nos acompañan.
Muy estimados Embajadores acreditados en México y miembros del Cuerpo Diplomático.
Muy distinguidos invitados especiales.

Señoras y señores:

Para mí es una gran satisfacción el poder acompañarles en esta clausura de este muy importante, pienso, muy oportuno Seminario de los Retos Actuales para el Crecimiento Económico Mundial, el primer evento que organiza México, ya en su calidad de Presidente del Grupo de los 20, que asumimos, precisamente, a partir de este mes de diciembre.

Quiero darles la más cordial de las bienvenidas a nuestro país a todos los participantes en este evento: a diplomáticos, a economistas, académicos, funcionarios, analistas financieros, periodistas especializados en economía. En fin. A todos los expertos de la mayor calidad, además, que, afortunadamente, se han reunido aquí en este Seminario, y que han analizado con mucha profundidad los desafíos y las perspectivas tan complejas que enfrenta la economía global.

Sin duda, amigos, el mundo necesita hoy, más que nunca, la suma de talentos, la suma de ideas para explorar las alternativas, para buscar otras innovadoras que permitan a la economía internacional enfrentar los retos que tiene, recuperar sus equilibrios y tomar, nuevamente, la senda del crecimiento.

Yo voy a estar muy atento a las conclusiones que se han llegado en este Seminario y, a través del Gabinete Económico del Gobierno Federal y en coordinación con el Banco de México, seguramente, será de mucha, mucha utilidad para nosotros.

Quiero hablarles, y aprovechar esta ocasión, de las prioridades que tiene México en la Presidencia del G20.

Primero. Es evidente que es indispensable promover la estabilización económica y las reformas estructurales para el crecimiento y el empleo.

Qué duda cabe que hoy vivimos uno de los momentos más delicados, de mayor vulnerabilidad económica global que se hayan visto en mucho tiempo.

Y creo que una palabra que define, por lo menos el estado de cosas y en mucho la causa de estos problemas, es la palabra desequilibrio. Hay profundos desequilibrios macroeconómicos al interior de amplias economías, muchas de ellas economías poderosas y desarrolladas, sobre todo, en términos de gastos de los gobiernos y de endeudamiento público. Un desequilibrio en finanzas públicas.

Hay, también, otros desequilibrios de carácter global, sobre todo, en términos de la balanza de cuenta corriente entre algunos países o algunas regiones.

Qué es, entonces, lo primero que habría que hacer para, precisamente, poder reactivar el crecimiento.

Evidentemente que es, si bien es cierto, no una condición suficiente, sí es una condición indispensable corregir tales desequilibrios que, evidentemente, han afectado a la economía doméstica de varios países y a la economía mundial.

Y de ahí que desde la Presidencia del G20promoveremos medidas que permitan recuperar la estabilidad económica, una condición indispensable para el crecimiento y la generación de empleos.

Por lo que toca a los desequilibrios fiscales, es indispensable que las economías que más los están sufriendo, economías muy avanzadas, en particular, Europa y, desde luego, Estados Unidos, puedan asumir la responsabilidad que les corresponde, y puedan tomar decisiones claras, muy firmes, para equilibrar sus finanzas públicas en un marco de restricciones políticas y sociales que, sabemos, son extraordinariamente complejas.

Pero, la verdad, es que ese es el camino que puede dar, en el mediano plazo, certidumbre a los agentes económicos del sector público y privado, para que, verdaderamente, pueda recuperarse el motor del crecimiento.

Otros desequilibrios que habrá que atender de inmediato son los que se están dando en países que mantienen, aparentemente, un superávit de cuenta corriente demasiado grande, no necesariamente un superávit causado por efecto natural del mercado, sino por cierta intervención. Conocemos los casos más relevantes.

Los sospechosos habituales, digamos, que son aquellos que presentan déficits, superávits demasiado elevados y, a la vez, que tienen una contraparte con déficits demasiado elevados, como es el caso de Estados Unidos, y algunas otras naciones.

Yo creo que en el G20tenemos que discutir estos problemas. Tenemos que revisar estos problemas, abordarlos con toda honestidad y, también, explorar medidas para que podamos encontrar, nuevamente, rutas de equilibrio, en el cual, las variables de mercado a nivel global, puedan cumplir, finalmente, su tarea en la asignación de decisiones entre actores económicos.

Hay varios puntos que hemos reflexionado. Me queda muy claro que los países que están sufriendo, en este momento, esas crisis, particularmente, los países europeos, están genuinamente involucrados en encontrar una solución a su problema. Y qué bueno que así sea.

Y creo que ahí, lo que podemos hacer es, simplemente, a través de estos seminarios, a través del intercambio entre líderes del G20a nivel Presidencial.

Un intercambio, además, que yo he insistido, no necesita ser presencial con este enorme esfuerzo de desplazamientos de Jefes de Estado, sino creo que podemos utilizar ampliamente la tecnología para tener encuentros virtuales de teleconferencia, de Internet. En fin. Que nos permitan intercambiar rápidamente opiniones y estructurar mejor nuestros equipos hacia acuerdos. Es importante explorar alternativas y soluciones.

Mi experiencia como Presidente de la República en México es que cuando uno está no sólo observando los problemas, sino que está involucrado totalmente en la problemática que tiene que resolver, no necesariamente se revisan todos los puntos de vista con suficiencia.

Puede presentarse cierto, la expresión en español es: Cierta ceguera de taller. Tal vez ésta no es muy correcta, pero de hecho, es que, creo que la participación y la visión de los expertos, como los aquí reunidos, puede contribuir poderosamente a explorar o a ver, desde otra dimensión, soluciones que quizá no se habían contemplado con detenimiento.

El solo intercambio de experiencias permite, por ejemplo, arrojar nuevas perspectivas de las cuales, también, pueden salir nuevas soluciones.

Yo les puedo hablar de una crisis de países cuyos Gobiernos no guardaron la debida proporción en sus equilibrios fiscales, que gastaron mucho más de lo que recibieron durante muchos años, que generaron déficits públicos cada vez más grandes de números crecientes de su Producto Interno Bruto, que obtuvieron endeudamientos extraordinarios, que un buen día, esos endeudamientos se exacerbaron cuando vieron que los tipos de interés comenzaron a elevarse y amenazaban con hacer impagables sus deudas.

De hecho, las deudas de muchos de esos países se volvieron impagables, también, y eso generó una crisis que colapsó a toda la región y que impactó a todo el mundo. Pero si les hablo de eso no estoy hablando de la crisis de Europa del día de hoy, sino de la crisis de América Latina en los 70 y los 80.

Y me parece que siempre se pueden obtener lecciones valiosas que vale la pena explorar en esos contextos.

También podemos encontrar, por ejemplo, en las experiencias, en el pasado, por lo menos en nuestra región, esfuerzos enormes de determinados países por sacrificar o por mantener o recuperar su equilibrio interno de manera muy drástica, con tal de mantener esquemas de caja de convertibilidad, por ejemplo, que, finalmente, resultan inalcanzables y que provocan una secuela económica, social y política mucho, mucho más compleja de lo que pudiéramos imaginarlo.

Creo que todo eso son aprendizajes que se han forjado en experiencias muy duras de países y regiones, en distintos momentos del tiempo, que hoy pueden, en mayor o menor medida, ser aprovechados para su análisis.

Hay un punto, desde luego, en el que creo que muchos países coincidimos, y en el que México ha sido, también, claro en reuniones anteriores del G20: La importancia que tiene el comercio internacional como un motor de crecimiento para toda la economía global, particularmente, en una economía globalizada.

Y en consecuencia, también, la importancia de rechazar medidas proteccionistas como respuesta a la crisis. La importancia de derrotar, otra vez, esos nacionalismos, esos proteccionismos, que más allá de los discursos, lo que terminan defendiendo son intereses específicos.

Y quiero decirlo, con toda claridad, en una referencia a nivel global y, también, hacia México. Las opciones, las alternativas, los congresos o los partidos que le cierran las puertas al comercio internacional a sus consumidores y a sus productores, están cerrándole la puerta a sus países al crecimiento en un contexto económico tan complejo, como ahora se tiene.

El cerrar alternativas de mercado internacional, particularmente, de países que han alcanzado un alto nivel de competitividad como, honestamente lo digo es el caso de México, implica cerrarle la puerta al progreso, al empleo y a las oportunidades de los connacionales.

Yo hago votos de que esta Reunión del G20nos permita a todos, verdaderamente, abrir un espacio que se le ha cerrado al comercio internacional, a través del surgimiento de constantes esfuerzos proteccionistas a nivel global.

Yo suelo contar esta anécdota, que en las reuniones del G20hacemos esta frase sagrada que se reitera reunión tras reunión, de decirle no al proteccionismo, de continuar y terminar de inmediato la Ronda de Doha. Y acto seguido, al día siguiente, 15 de los 20 protagonistas de la Reunión del G20imponían medidas proteccionistas a su comercio y a sus economías.

Creo que este es un punto que está realmente agotado y tiene que resolverse, y si queremos recuperar la senda del crecimiento a nivel global tenemos que abrirle espacio al comercio y a la inversión, también, a nivel global con mucho mayor audacia de lo que hemos mostrado hasta ahora.

Un segundo punto que ya esbozaba el Secretario de Hacienda en las conclusiones es: Promover el fortalecimiento de los sistemas financieros y fomentar la inclusión financiera para impulsar el crecimiento económico.

Sabemos bien que la crisis se originó, en buena medida, por decisiones no muy precisas, por la incursión desmedida en riesgos por parte de entidades financieras a nivel global, por, quizá, deficiencias en el diseño que pudieran contener todas esas decisiones de riesgos en secuencia que, finalmente, sus consecuencias catastróficas en 2009 no fueron previstas a tiempo y es tiempo de rediseñar todos esos mecanismos.

Y, también, al interior de las economías promover, particularmente los países en desarrollo, como es el caso de México, la inclusión financiera.

Déjenme decirles que hace unos días aquí, en México, para las seis y medio millones de familias más pobres del país, a las cuales apoyamos con transferencias condicionadas, este programa que, por cierto, nació en México, de dar un pago a una familia con la condición de que la familia lleve a los hijos a la escuela y los lleve al médico, que luego fue Oportunidades aquí, en México, Bolsa Familia, en Brasil, y otros programas en toda la región, por lo menos; y que ha permitido reducir, de manera muy importante, la pobreza, desde el inicio del programa, a finales de los 90, hasta la década pasada.

Hace dos semanas, impulsamos ya el que todas las transferencias en efectivo, las transferencias condicionadas en México, seis y medio millones de beneficiarios, reciban sus transferencias a través de una tarjeta de débito, que está asociada a una cuenta bancaria, con lo cual ya estamos haciendo, de un golpe, el mayor programa de inclusión financiera que se tenga conocimiento, por lo menos, que nosotros tengamos conocimiento, y que permitirá a esas personas tener acceso al ahorro, al crédito y a ciertos mecanismos de seguros de vida. En fin.

Creo que en el G20tendremos que enfatizar, por un lado, el fortalecimiento de los sistemas financieros a nivel global y, por otro, la profundización y ampliación de inclusión financiera hacia dentro de los países.

Tercero. Obviamente, hay que mejorar la arquitectura financiera internacional en una economía global, que está totalmente interconectada.

El G20habrá de continuar impulsando el fortalecimiento de las capacidades de instituciones financieras internacionales, señaladamente, el Fondo Monetario Internacional, éste que fue, realmente, esta Institución que ayudó a una gran cantidad de países en América Latina, en nuestras crisis, y que se volvió, ciertamente, presa de todos los rencores y todos los odios pero que, finalmente, yo creo que era parte de su función.

Creo que el Fondo Monetario tiene un rol que jugar en la crisis de este 2011-2012, que estamos enfrentando, no sólo en Europa, sino en el mundo. Es necesario que el Fondo no sólo cuente con una estrategia que satisfaga sus necesidades financieras en el largo plazo, sino que pueda actuar, y pueda actuar de manera oportuna y eficaz, durante episodios de crisis tan severo, como el que estamos viviendo.

También, es clave que el G20contribuya a diseñar mecanismos para incrementar los recursos del fondo en el corto plazo, a fin de que pueda atender las necesidades más apremiantes de la crisis actual.

México ya, no sólo propuse al Congreso, sino tengo entendido que se autorizó ya la ampliación de recursos de México en el Fondo, en cumplimiento de nuestros acuerdos y compromisos del G20.

Y yo, realmente lamento que países como Estados Unidos, por ejemplo, aún no hayan hecho la aportación que el Fondo Monetario necesita para fortalecer sus finanzas. Y lo mismo diría, de paso ya de una vez aprovechando, del Banco Interamericano de Desarrollo, que sé que va caminando, pero también, lo necesita.

Es necesario que el Fondo Monetario Internacional y creo que los organismos financieros internacionales ad hoc puedan estar listos para entrar y cumplir su papel en la crisis que estamos viviendo, antes de que sea demasiado tarde.

También, el G20, buscará mejorar la capacidad de supervisión del Fondo, algo que fue muy habitual en las economías de América Latina en los 80 y que ahora tendrá que ser, también, habitual en ciertas economías en problemas de Europa, paradójicamente.

Prevenir crisis financieras futuras. También, crear en el G20un nuevo marco de supervisión del fondo que incluya no sólo políticas de tipo de cambio, sino variables como flujos de capital, situación de reservas internacionales, regulación de mercados financieros, repercusiones externas, etcétera.

Cuarto. Un tema que a mí me preocupa en lo personal, y a México, que es el tema de seguridad alimentaria, que se ha abordado en otras reuniones de G20y creo que debemos abordarlo ahora.

Que tiene que ver, amigas y amigos, con un problema a nivel global que estamos viviendo y que estamos viendo. El aumento no sólo de los commodities en general, petróleo y minerales, desde luego, sino especialmente, el aumento de los precios de los alimentos en los dos últimos años, han generado que para los seres humanos más pobres que se cuentan por miles de millones. Un incremento en la canasta básica de alimentos implica un incremento casi mecánico, casi automático en los niveles de pobreza en todo el mundo.

Es decir, si las familias más pobres, se calcula, destinan la mitad de su ingreso para la compra de alimentos, y los alimentos han aumentado 25 por ciento en promedio, quiere esto decir que es un impacto directo en el nivel de ingreso y un aumento en el nivel de pobreza, ceteris paribus, en todos los países.

Y lo estamos viendo, además, en crisis verdaderamente dramáticas como es la hambruna que hay ahora en el Cuerno de África, que está correlacionada, también, con el problema de aumento de precios de los alimentos en el mundo.

Creo, también, por más que se haya dicho de que el Twitter y el Facebook han jugado un rol relevante en la primavera del Norte de África y del Medio Oriente. En fin. La verdad, amigas y amigos, es que cuando la gasolina y el pan y la harina suben, los pueblos se comportan de una manera muy, muy distinta.

Este es un problema importante que habremos de abordar, también. Es cierto, es obvio, es explicable que los aumentos de los precios de los commodities y, en consecuencia, de los alimentos tenga que ver con el crecimiento de la demanda, particularmente, en economías emergentes muy grandes como es el caso de China y como es el caso de India, esa es la explicación lógica y obvia.

Sin embargo, a mí no deja de llamar la atención que cuando vino el primer golpe recesivo en 2009, sí bajaron considerablemente los precios de los commodities, incluyendo el petróleo y los alimentos.

Y ahora, sin embargo, a pesar de que hay condiciones casi recesivas en buena parte del mundo, siguen teniendo un comportamiento muy, muy elevado. Habrá que encontrar esa explicación.

La explicación es obvia. Es cierto, la demanda creciente de estas economías emergentes con mayor poder adquisitivo, qué bueno que lo tengan, pero pienso que no pueden descartarse de otros factores, como es el manejo financiero, la estructura financiera, especulación financiera, no quisiera llamarle así, pero puede serlo.

O bien, habrá que medir el impacto real que han tenido políticas monetarias expansivas antirecesivas, que más que traducirse, realmente, en un aumento de la demanda agregada en los países al que va destinado, tienen un efecto que traslada ese poder de compra, más bien, a los mercados de commodities en todo el mundo y, entonces, podemos entrar a paradojas muy difíciles.

Que una política monetaria destinada a ser contracíclica en una recesión termine elevando precios de cosas básicas, como el petróleo, con lo cual se vuelve en una política monetaria, precisamente, recesiva. En fin. Es simplemente un ejercicio teórico o de alguna curiosidad que algún día, espero, pueda confirmar mi propia equivocación. En fin.

La agenda, finalmente, amigas y amigos, tiene un quinto elemento para nosotros, que es alentar el desarrollo sustentable, incluyendo un diseño integral, una agenda de infraestructura, de eficiencia energética, de crecimiento verde y de financiamiento del desarrollo sustentable que para nosotros es fundamental.

Es cierto, el mundo tiene demasiados problemas para pensar ahora en el medio ambiente, para muchos; sin embargo, los problemas del medio ambiente están aquí. Hoy, en Texas, por ejemplo, y, en consecuencia, en México. Lo que pasa es que los texanos tienen indicadores de temperatura y de humedad desde hace 180 años, nosotros nada más hace 70, pero se está viviendo la peor sequía que se tenga registro, por un efecto del cambio climático.

Este año entró, justo por la 5ª Avenida de Nueva York, un huracán, cosa que no había ocurrido nunca, y los tornados en Estados Unidos se presentaron, incluso, en Massachusetts y en Maine.

Hay un problema de alteración climática terrible y no es un asunto de afinidad a temas ambientales como las que pudiéramos tener. Yo, un servidor, las tengo. Es un asunto que tiene que ver con la viabilidad de nuestro modelo civilizatorio hacia finales de este siglo.

Y, también, si lo quieren ver pragmáticamente, es un asunto económico, es un asunto de pesos y centavos; es decir, lo que hagamos hoy para evitar las consecuencias del cambio climático, por muy caro que sea, será varias veces mucho más barato, que lo que tendremos que hacer en el futuro para pagar los costos de adaptación a las consecuencias del cambio climático. Eso tenemos que hacerlo. Y hay maneras de hacerlo. Hay maneras de generar alternativas de crecimiento vinculados al combate al calentamiento global.

En México, tuvimos una muy buena sesión de la Conferencia de las Partes, la COP-16. Acaba de concluir la COP-17, en Durban, en Sudáfrica; que recoge un punto importante que propusimos en México, la creación del Fondo Verde Climático.

Debo decir, sin embargo, que para mí es muy preocupante y es una pena, que naciones que han estado altamente comprometidas con la humanidad a través de la lucha con el cambio climático, ahora hayan decidido abandonar el Protocolo de Kioto en su prórroga, precisamente, en los momentos que el mundo necesita más apoyos para enfrentar con acciones contundentes, éste que es un desafío en marcha arrolladora contra la humanidad. En fin.

Amigas y amigos:

Me he extendido. Simplemente quiero decirles que felicito a la Secretaría de Hacienda, al Banco de México por la organización de este muy buen Seminario.

Ahorita me platicarán en el almuerzo sobre sus conclusiones, que estoy muy interesado. Créanme que tenía mucho trabajo que realizar, así que no pude estar en la mañana.

Quiero felicitarlos a todos por venir a México y agradecerles enormemente su confianza, porque necesitamos pensar creativamente desde una perspectiva distinta de que quien tiene que resolver hoy o mañana en su Parlamento como está pasando con los europeos una problemática tan compleja como ésta.

Creo que su participación es de mucha ayuda. Y, también, invitarlos, ya veremos cómo, pero como ustedes saben tendremos en junio del próximo año, la reunión del G20aquí en México, en Los Cabos. Estamos listos para ello. Será una gran reunión y ojalá ahí podamos encontrar soluciones a todos los problemas que he comentado.

Simplemente les comento. Tenemos el logo. Atrás de mí está el logo del G20, que es un juego de palabras en el número. Es el año 2012, pero es el G20en el año 12 y está representado por una pirámide vista desde arriba, que es la pirámide de Teotihuacán estilizada, que tiene cinco niveles por lado, 20 niveles en total, y que representa cada uno a los 20 países del G20, que unidos y contrapuestas sus fortalezas, hacen una construcción sólida, y que perdura por siglos, como queremos que perdure un nuevo sistema económico y financiero, que sea capaz de blindarle prosperidad, justicia y certeza a todas las generaciones por venir.

Muchísimas gracias.
Y mucho éxito en estas decisiones.
Gracias.

Source: Presidencia Mexicana del G20


This Information System is provided by the University of Toronto Library
and the G20 Research Group at the University of Toronto.
Please send comments to: g20@utoronto.ca
This page was last updated December 17, 2011 .

All contents copyright © 2017. University of Toronto unless otherwise stated. All rights reserved.